OCG / Foto: Safor Guia

El Gobierno de Gandia ha aprobado ceder al Arzobispado de Valencia la gestión de la iglesia del Beato, que es de propiedad municipal, para garantizar la continuidad del culto, así como una vivienda anexa que se destinará a los dos curas que custodiarán y atenderán en el templo, como relevo de las tres religiosas franciscanas que pusieron fin a este cometido por no encontrar relevo en su orden.