El actual Gobierno local liquidará las subvenciones que pidieron los vecinos y que se dejaron de pagar hace siete años. En 2018 se destinarán 100.000 euros para abonar el 40% de la deuda.

Vicent Mascarell y Salvador Gregori, coordinadores generales de Urbanismo y de Economía respectivamente, comparecieron en rueda de prensa para anunciar que los presupuestos municipales aprobados la pasada semana comenzarán a hacer frente a las ayudas del plan para la rehabilitación de edificios.

Se trata de una iniciativa que se puso en marcha en 2006 para ayudar a propietarios o comunidades de vecinos de edificios de más de 50 años con el fin de que puedan afrontar parte de los costes de la rehabilitación de fachadas, mejoras de las cubiertas, eliminación de las barreras arquitectónicas y mejora de la accesibilidad para personas con movilidad reducida. 

"Este era un plan beneficioso que otorgó muchas ayudas hasta abril de 2011. Pero con la entrada del PP en el Gobierno se deja de cumplir con estos compromisos y apenas se liquidan 10 ayudas en cuatro años", declaró Vicent Mascarell. El coordinador general de Urbanismo cifró las ayudas impagadas de esta época en 260.000 €, unas deudas que afectan a un total de 160 expedientes y cerca de 1.000 propietarios.

Gandia destina ahora 100.000 € para hacer frente aproximadamente al 40% de la deuda. "Para algunos de los propietarios ha sido un verdadero drama porque han tenido que hacer frente al 100% de la inversión. Ahora, el inicio del pago de las ayudas en riguroso orden de antigüedad del expediente y en los próximos presupuestos liquidaremos el total del deuda", afirmó Mascarell.

Por su parte, Salvador Gregori explicó que "es un problema de lo que éramos conscientes pero las circunstancias económicas nos han impedido afrontar estos pagos hasta ahora. Es de justicia que la Administración cumpla con los compromisos adquiridos que no se puede exigir a la ciudadanía que cumpla sus compromisos si los gobiernos no afrontan sus deudas, en 2014 había presupuesto para estas ayudas pero se traspasó el dinero y terminó en otra parte con lo que se provocó un daño a los propietarios”.